derivados financieros

Invertir en Derivados financieros

Guía completa para invertir en Derivados financieros | Multiplica las ganancias con este activo

Los derivados financieros son unos productos financieros que permiten al inversor multiplicar sus ganancias pero en caso de fallar, aumentar sus pérdidas. Por esta razón, es de vital importancia que antes de poner un solo euro en este activo, lo conozcas en profuncidad, sepas cuáles son útiles realmente para la inversión y aprendas a cómo invertir en ellos de la forma adecuada.

⚠️ Este producto financiero tiene un riesgo mucho mayor que el resto de las inversiones que aparecen en Activos para invertir. Lee con atención este post para evitar errores de inversión que te cuesten gran parte del capital.

Qué es un derivado financiero

Los derivados financieros son instrumentos financieros cuyo valor está vinculado a otro activo subyacente, como acciones, bonos, materias primas, tasas de interés, índices, entre otros. Estos instrumentos tienen varios usos como cubrir riesgos financieros, especular o invertir.

Existen diferentes tipos de derivados, como los futuros, las opciones, los swaps, los contratos de diferencia (CFD), los bonos basados en índices…

💡 En mi opinión solo hay un tipo de derivado financiero que debemos utilizar en momentos puntuales, más abajo te lo muestro, pero antes de nada ententamos un poco mejor estos productos.

Para qué se usan los derivados financieros

El uso más común de los derivados financieros es la gestión de riesgos. Los inversores y las empresas utilizan los derivados para cubrirse contra movimientos adversos en el precio de un activo.

Por ejemplo, una empresa que produce petróleo podría utilizar un contrato de opciones para cubrirse contra una caída en su precio (más abajo te enseño cómo). De esta forma, la compañía a cambio de una prima, se asegura un precio mínimo para vender su producción, independientemente de lo que suceda con el precio del petróleo en el mercado.

Otro uso muy común de los derivados financieros es la especulación. Los especuladores utilizan estos contratos para apostar sobre el futuro movimiento de los precios de un activo. Por ejemplo, un especulador podría comprar un contrato de CFDs si cree que el precio del oro subirá. Si el precio del oro sube, el especulador podrá vender el contrato CFDs a un precio más alto y obtener un beneficio.

⚠️ Muchísimo cuidado con este tipo de contratos, la mayoría de personas pierde dinero utilizando derivados financieros, en CFDs la cifra media según los brokers es del 90%. Estos productos suelen tener un alto apalancamiento, es decir estarás cogiendo deuda para invertir y esto supone que un pequeño movimiento en el precio del activo subyacente tendrá un gran impacto en el valor de tu inversión, tanto al alza, como a la baja.

En definitiva, los derivados se usan para especular y para cubrir los riesgos de una inversión.

Una vez conocemos la utilidad de los derivados financieros veamos las características de este activo tan usado por los inversores:

Características principales de los derivados financieros

Todos los tipos de derivados financieros comparten unas características comunes:

  • Están ligados a un activo financiero y su precio varía en relación al valor de este.
  • Tienen fecha de caducidad, es decir el contrato solo permanece durante un periodo pactado y marcado en el momento de la firma o la compra del contrato.
  • Se pueden crear en un mercado regulado e internamente entre dos partes.

Ventajas de invertir en derivados financieros

Las 2 principales ventajas de invertiren un producto derivado son:

  • Puedes obtener altas ganancias con una pequeña inversión.
  • Es posible asegurar un precio para vender o comprar un activo.

Pero con el riesgo que tienen… Más que las ventajas, interesan más los inconvenientes de los derivados financieros:

Desventajas de los derivados financieros

  • Tiene fecha de vencimiento.
  • El apalancamiento puede hacer que pierdas mucho dinero.
  • Son productos bastante complejos, muy poco recomendados para personas que no tienen una gran experiencia en bolsa.
  • Los nuevos inversores pueden sentirse atraidos por estos productos financieros, lo que hará que piensen que las inversiones son una ruleta de la suerte y supondrá que se conviertan en turistas de la bolsa (personas que invierten en bolsa queriendo hacerse ricos de la noche a la mañana y cuando pierden todo no quieren saber más de ella).

Tipos de derivados financieros

Los derivados más comunes utilizados son:

CFD (contrato por diferencia)

Estos peligrosos productos son los derivados más famosos. Permiten la especulación sobre el aumento o la disminución del precio de un activo. A día de hoy estos productos se venden con apalancamiento, cualquiera de ellos es una locura pero el que más he visto por ahí es el apalancamiento 1:20, esto quiere decir que a nada que el precio del activo subyacente del CFD se mueva un 5% para abajo, tu perderás todo tu dinero.

Pero no solo eso, también puedes acabar debiendo dinero al broker. Imagina que las acciones de la empresa A valen 100€ y tu compras un CFD por 5€ con un apalancamiento x20, si la acción llega a caer un 10%, tu deberás 5€ al broker.

💡 Lo normal es que el broker antes de que ocurra esto te cierre la posición (venda el CFD) debido a un concepto llamado margin call (para hacerlo sencillo, el broker te exije un mínimo de fondos para seguir con las posiciones abiertas, si no haces un deposito, te venderá directamente sin tu consentimiento), pero en ocasiones puede no funcionar, como sería el caso de que antes de la propia apertura de mercado se produjese esa caída, en ese caso podrías llegar a deber dinero al broker.

❌ Moraleja: No toques los CFDs ni con un palo.

Contratos de futuros

Es uno de los derivados más antiguos y utilizados en el sector empresarial. Permite negociar el precio de un activo a una fecha con independencia de lo que suceda en el futuro (hasta la fecha que expire el contrato).

En mi opinión tampoco son activos realmente útiles para los inversores.

Opciones comerciales

Las opciones Call y Put, los únicos derivados que en mi opinión pueden tener un verdadero uso como inversores.

Y la verdad es que como verás en los ejemplos, todo el mundo ha utilizado este contrato alguna vez.

Para poder comprar una opción call se paga una pequeña cantidad de dinero en concepto de señal (el nombre técnico es prima) al pagar dicha prima tienes derecho a comprar un subyacente en un tiempo determinado pueden ser días o incluso años. Si pasado ese tiempo quieres ejercer tu derecho a compra podrás hacerlo al precio que pactaste, si no quieres ejercer este derecho, tan solo perderás la prima.

Esto puede ser muy interesante en algunas ocasiones, ya que se limita la pérdida y por el contrario puede haber una alta ganancia.

Te pongo tres ejemplos rápidos para que entiendas mejor las opciones financieras.

Ejemplos sobre el derivado financiero de opciones

  • Cuando quieres comprar una casa y das una pequeña cantidad de dinero en concepto de señal estás comprando una opción call. En caso de querer vender esa propiedad y aceptar tú la señal del comprador estás vendiendo una opción call.
  • Un ejemplo muy claro es a la hora de asegurar un coche, en el momento en el que nosotros aseguramos un coche automáticamente estamos comprando una opción put, ya que aquella aseguradora debe indemnizarnos en caso de siniestro. Nosotros pagamos una pequeña cantidad de dinero a cambio de que nos cubra el seguro en caso de accidente.
  • Otro ejemplo claro que todo el mundo ha hecho es comprar un boleto de lotería. Cuando compras un boleto de lotería pagas una pequeña cantidad de dinero (puede ser desde 50 céntimos a 20 €) a cambio de tener la esperanza de que algún día ese boleto valga millones, en este caso estamos comprando una opción call.

Estrategia de inversión en derivados financieros

En momentos puntuales puede ser interesante comprar estos derechos, pero realmente pueden ser algo complejas por ello, veamos las diferentes estrategias que podemos aplicar con estos productos:

Compra de Opciones Call

Con la compra de opciones Call nos beneficiamos cuando un activo subyacente determinado sube.

Imagina que estamos echando el ojo a unas acciones que pensamos que van a subir, pero como todo en esta vida no estamos seguros al 100%. Después de ver las diferentes vías de inversión elegimos las opciones. Actualmente las acciones cotizan a 10 € y en vez de ir al mercado y comprarlas directamente nos decantamos por un paquete de opciones. Un contrato de opciones que en este caso equivalen a 100 acciones.

En este caso la opción cuesta 10 euros, pasa el tiempo y acertamos en el movimiento de las acciones. Han pasado de 10 € a 20 € y como en la historia de Tales de Mileto tenemos derecho a comprar por contrato 100 acciones a 10 € que en el mercado valen cada una 20€, por lo que con tan solo 10 € ganaremos 1.000 €, esto inversores, es una opción Call.

Venta de Opciones Call

Con la venta de Call podemos aprovecharnos cuando un activo subyacente determinado baja.

Supongamos que tenemos el mismo activo que en el ejemplo anterior pero tenemos la sensación de que va a bajar y por ello vendemos un contrato de opciones que equivale a 100 acciones, si cada opción vale 10 €, cuando nosotros la vendamos nos darán esos 10 €, en el caso de que el subyacente baje o permanezca estable durante la fecha determinada nosotros nos quedaremos íntegramente la prima, es decir, esos 10€, sin embargo si nuestra previsión a la baja falla y el activo sube nuestras pérdidas pueden ser muy grandes. En este caso las ganancias son limitadas y las pérdidas ilimitadas.

Compra de Opciones Put

Imagina que tienes unas acciones en cartera y analizando el mercado te das cuenta que viene un periodo bajista y que muy probablemente esas acciones bajarán, pero tampoco estás seguro del todo.

Una posibilidad de no perder dinero es vender las acciones, pero otra posibilidad es cubrir esas acciones con la compra de una opción put.

Comprando una opción put tienes el derecho a que te compren las acciones a un precio determinado pagando una pequeña prima.

Comprar una opción put es cómo contratar una póliza de seguro para nuestras acciones.

Venta de Opciones Put

Otra posibilidad es que nosotros vendamos opciones Put.

Si creemos que unas acciones van a subir de precio o que van a mantenerse laterales durante un tiempo podemos vender opciones put.

Seguimos con el ejemplo anterior vendemos un contrato de opciones que equivale a 100 acciones a un precio de 10 €, esta cifra es la prima que se te reembolsa automáticamente y que no deberás devolver si el subyacente se mantiene estable o sube, si por el contrario cae… perderás mucho dinero.

💡 No te puedo recomendar ninguna estrategia de inversión en referiencia a estos activos, ya que tan solo se deben utilizar en momentos muy puntuales. Lo que de verdad merece tener una estrategia de inversión real y a largo plazo es el activo que hay detrás del derivado financiero, como puede ser invertir en acciones o la inversión en ETFs, dos estrategias que yo mismo aplico en mi cartera de inversión.

Cómo invertir en derivados financieros

Para invertir en estos productos puedes hacerlo a través de un broker.

Es fundamental que no solo para comprar este activo sino para cualquier otro, selecciones al broker adecuado, un broker tiene que cumplir con las siguientes características:

  • Debe estar alojado en un país con una legislación adecuada, nada de paraísos fiscales ni derivados.
  • Brokers auditados.
  • Comisiones bajas (NO inexistentes).
  • No deben poseer ninguna imposición de apalancamiento sobre sus productos o basarse únicamente en derivados financieros.
  • Servicio de incidencias de calidad y en tu idioma.
  • Variedad de productos financieros.

Si no cumple con cualquiera de estas características no deposites tu dinero en ese broker. Es de vital importancia que escojas muy bien a tu intermediario financiero, de lo contrario puedes perder todo el dinero sin ni siquiera haber empezado a invertir.

Algunos de los brokers que cumplen con las características son:

DEGIRO

INTERACTIVE BROKERS

Conclusión y opinión sobre invertir en derivados financieros

Los derivados financieros son instrumentos muy complejos no aptos para inversores principantes. Algunos es mejor ni mirarlos, pero otros pueden ser intersantes una vez comprendamos al detalle a los mercados financieros y al activo que hay detrás del derivado.

Si se usan adecuadamente, los derivados financieros pueden ser una herramienta valiosa para cubrir riesgos financieros, especular o incluso invertir.

Piensa en un amigo a quien mandarle este artículo

Alejandro Allueva

Con 18 años, después de estudiar cómo lo hacían los grandes inversores, cambié mi estilo de inversión cortoplacista centrado en comprar gráficos por una mentalidad a largo plazo y focalizada en la compra de acciones de buenos negocios.

Ese fue mi mayor acierto, lo que me llevó a lograr rentabilidades por encima del 13% anual con mi cartera de inversión y a escribir el libro Tu primera acción bursátil.

El éxito está más cerca de lo que piensas

Solo necesitas esfuerzo y un plan claro y conciso
Accede gratis para recibir el Kit de Iniciación del Éxito

Te interesa

Aprender a invertir a largo plazo a parte de dinero da: